Policiales | 14/11/2019

Inseguridad Detienen a cuatro policías por el robo de $2.500.000

En menos de 24 horas de que se produjera al atraco la Dirección General de Investigaciones había logrado identificar a cinco sospechosos.

Créditos: Nuevo Diario

Créditos: Nuevo Diario

Lugar donde ocurrió el asalto.

Tras una serie de allanamientos, cuatro efectivos policiales fueron detenidos sospechados de haber planeado y llevado a cabo el “golpe comando” en el que asaltaron a un contador y al tesorero de una estación de servicio y se alzaron con casi $2.500.000.

En menos de 24 horas de que se produjera al atraco en calle Dorrego, la Dirección General de Investigaciones de la Policía de la Provincia había logrado identificar a cinco sospechosos de haber participado de la planificación y concreción del asalto. La Fiscalía, encabezada por el Dr. Mariano Gómez, coordinador de la Unidad Fiscal, solicitó órdenes de allanamiento y detención, medidas que fueron libradas por el juez de Control y Garantías, Dr. Fernando Paradelo

Se trataría de dos cabos de apellidos Rubín y Gómez, y un agente de policía de apellido Gutiérrez, todos ellos en actividad, mientras que un cuarto, que supo ser agente de policía, también Gutiérrez, habría sido separado de la fuerza de seguridad. 

Todos ellos resultaron detenidos en los procedimientos desplegados por los efectivos de la Dirección General de Investigaciones. Asimismo, se pudo conocer que habría un quinto involucrado, y no descartan que pueda ser apresado en las próximas horas. Los acusados serían imputados por el supuesto delito de “robo calificado agravado”, y serían indagados en los próximos días.

La Fiscalía y la Policía trabajaban para determinar quién filtró la información sobre los movimientos de los empleados de la firma. Suponen que hubo un trabajo de “inteligencia” previa, que pudo contar con la colaboración de alguien ligado a la estación de servicio, por lo que no se descarta ninguna hipótesis.

Los investigadores presumen que los funcionarios policiales detenidos y el ex miembro de la fuerza apresado, formarían una banda delictiva que viene “operando” desde hace tiempo. Suponen que el asalto a los empleados de la estación de servicio Servisur no fue su primer golpe, sino que ya cometieron otros hechos delictivos con similares características, informó El Liberal.

FNI